Posts Tagged ‘Heaven’

En escena (3): Black and Blue Project’s “Heaven”

julio 4, 2009
Sí, están desnudos.

Sí, están desnudos.

“El arte es sugerencia, no evidencia” me decía Corina Mestre, directora teatral cubana. Nunca había comprendido a cabalidad esta frase hasta que vi en escena al trío canadiense de Black and Blue Project. “Heaven” es una obra de danza/teatro al desnudo, silente y minimalista. El sudor, los jadeos, la iluminación y las fricciones corporales son las que nos llevan a entender esta expresión de naturaleza humana.

El acto gira entorno a 3 seres humanos, sin aparente raciocinio, que al principio simplemente se mueven. Vemos como cada uno es extraído al cielo (con una liberación muscular actuada sorprendentemente), luego de una no-evidenciada muerte. Es en el paraíso donde se cruzan unos con otros, se tocan, se olfatean, se sienten…la atracción sexual se hace inevitable y se manifiesta in crescendo a lo largo de la obra. Hay roses de todo tipo, desde la fragilidad del amor hasta lo rudo y desesperado de los celos.

Al final de la obra nos sentimos exhaustos. No sólo porque el salón de Bellas Artes tenía el aire acondicionado apagado (justificado por la naturaleza de la obra), sino también porque demanda una gran atención para ser apreciada. Acá, como escribí más arriba, no hay evidencia. Es una montaña rusa de emociones, a veces felices, otras tristes, algunas cómicas y en general, devastadoras. Nunca se aleja de la ambiguedad.

blackblue_3

Sasha Ivanochko, Louis Laberge-Côté, y Matthew Waldie.

Impresionante fue el juego de iluminación, que nos hizo percibir que estábamos en el cielo, en el infierno o en medio de la tempestad. Hablamos de una obra de una hora y veinte minutos en la que ningún movimiento sobra, cada paso -cada respiro- ha sido ensayado y sincronizado mil veces.

El proyecto fue creado en 2005, y al año siguiente se estrenó esta obra. La actriz Sasha Ivanochko es la directora y coreógrafa de esta genial expresión artística. Esta es sólo una de las tantas obras que tuvimos en el Festival Internacional de Teatro. No había excusa para perderse un teatro de primera calidad (la entrada era 50 pesos, por Dios). El próximo año, anímese…